miércoles, 1 de diciembre de 2010

Todo listo para el cambio :)

Hemos pasado momentos bastante complicados, en los que Andrés no entendía por qué tenía que "mudarse de lo colegio", eso lo llevó a no querer ir, a sentirse triste, molesto...ha costado mucho, pero lo hemos logrado, Andrés sabe que tiene que mudarse, porque vamos a buscar un colegio en el cual lo entiendan, lo valoren y lo quieran, un colegio donde entiendan que ser diferente no es malo, al contrario que sepan que él tiene no sólo mucho que aprender, sino mucho que enseñar.
 
No puedo negarles que esta ha sido una lección para ambos, antes me daba cólera y lloraba porque le negaban una oportunidad a mi hijo, ahora me dan pena los directivos del colegio, porque se niegan la oportunidad de ver los talentos en las diferencias. Yo acepto que Andrés no es bueno en todo, pero en las cosas que es bueno, no es sólo bueno, es genial, y ver esas habilidades no es fáciles de descubrir, se requiere más que simples títulos de maestrías, doctorados, requiere de sensibilidad.

Andrés no se cansa de sorprenderme, cada día crea y diseña cosas geniales con lego, cosas que no le toman mucho tiempo construir, y ¿de dónde las saca? de su mente, eso es gracias a su forma de pensar, a la forma de ver el mundo, a su gran memoria. Puede llamar los planos las veces que sea necesario y volver a construir sus creaciones una y mil veces, si se le desarma, no hay problema, todo lo tiene en su memoria.,"¿tú no puedes hacerlo?... ¿qué extraño eres?"...je,je,je...me encanta cada vez que dice esto, porque para él nosotros somos los extraños, y a pesar de ello, todos los días hace su mayor esfuerzo por entendernos y tranzar con nosotros, otra cosa que aprender de Andrés y de niños como él.

Ahora es bacán poder decirle "estamos buscando un nuevo colegio para ti", y sus comentarios ya no son: "¿por qué?"...”no quiero mudarme de colegio"..."soy malo, por eso no me quieren"...ahora sabe que es muy bueno, que es muy inteligente, que tiene una gran memoria, que piensa diferente...sabe que es Asperger, y que somos un gran equipo, que podemos enfrentarnos a todo lo que nos venga y que todo lo podemos resolver. ¿Cómo lo aprendimos?, con cosas muy sencillas como:

  • "Andrés si no puedes copiar todo de la pizarra, no te preocupes, luego tú y yo lo arreglamos"
  • "Andrés, si no entiendes algo en clase, no te preocupes, luego lo aprendemos juntos"
Y el resultado ha sido increíble, ahora no se atrasa en los cuadernos, lo copia todo ¿por qué?, porque se siente más tranquilo, seguro, y sabe que todo va estar bien, todo tiene solución :).

Ahora cuando le digo: "¡somos un equipo!", el responde "SI", y pone su manito para chocarla con la mía :).

No puedo dejar de contarles que tenemos amigos incondicionales, que nos han ayudado a estar cada vez más seguros y dispuestos a demostrar a aquellos "PROFESIONALES", que ser diferente, tiene sus ventajas. ¡Gracias Sole y Ernesto! Y hay otra persona muy, pero muy especial, no sólo como profesional, sino como persona, Susana Torres (artista visual y para quienes no la conocen directora artística de la película "La Teta Asustada"), quien aprecia y valora las habilidades de Andrés. Ellos me han demostrado que existen personas que sí saben apreciar los talentos y habilidades sin importar la condición de vida. GRACIAS Y QUE DIOS LOS BENDIGA.

Comparto con ustedes parte del a carta de presentación que Susana Torres ha preparado para Andrés:

"... Es un niño que observa la vida desde sus detalles y no desde las generalidades que estamos acostumbrados. Es un gran diseñador en potencia.

No debemos desperdiciar estas habilidades aun en construcción. Debemos apreciarlo y potenciarlo para admirar futuros mejores resultados. Yo lo destaco como un estudiante muy interesante. Espero encontrar personas con la sensibilidad para saber apreciar a este dulce, inteligente y talentoso niño"...Susana Torres


Ese no sólo es el deseo de Susana, sino de todas las personas que amamos y respetamos la neurodiversidad, y es un deseo que también tiene Andrés y lo resumen cuando me dice:
  • "¿En mi nuevo colegio todos los niños serán desconocidos?"
  • "Sí amor, y poco a poco ellos te conocerán y tú a ellos y tendrás mas amigos"
  • "pero... ¿crees que serán amables?"
  • "¡claro que sí!...porque les enseñaremos a conocerte, quererte y respetarte"
  • "eso, ¿no será difícil?"
  • "amor, somos un equipo, y tenemos grandes amigos que nos van a ayudar"

Ya les seguiré contando como continua nuestra historia :), y espero que todo siga avanzando, y que nos encontremos con más personas dispuestas a conocer y descubrir este otro mundo maravilloso :).

 

 

 

 

 

 

 

viernes, 19 de noviembre de 2010

El poder de cambiar un día tenso en un día divertido

Era sábado, un día con muchos correteos, más que los habituales.
  1. Llevar a Andrés a su taller de Habilidades Sociales, al cual no puede faltar, porque él no lo acepta :), es su espacio, un espacio donde la mayoría es Asperger (el 95%) y la minoría neurotípica que está ahí ama a los asperger :), en otras palabras es un mundo perfecto para él.
  2. Regresar al Colegio de Mafer, donde tiene su presentación final de su taller de Ballet.
  3. Regresar por Andrés, apenas Mafer terminara su presentación y volver a casa.
Tenía que ir de La Molina a Miraflores, de Miraflores a La Molina, de La Molina a Miraflores, y de Miraflores a La Molina, para quienes no saben las distancias, les contaré que puede varia por el tráfico, cada viaje puede tomar entre 30 minutos a 90 minutos dependiendo del tráfico. Gracias a Dios era sábado, así que en promedio cada viaje me tomó 40 minutos, osea 160 minutos me la pasé manejando entre las 8:30 am y las 12:00 pm.

Despues de dejar a Mafer en la casa, cambiada y maquillada, casi lista para que su papá la llevara a su colegio (faltaba su peinado, cosa que tuve que encargar a Marthita :)), salí con Andrés rumbo a su taller, como se imaginarán estaba bastante alterada, porque sabía todo lo que tenía que hacer y el tiempo no se iba a detener por mí.

Avancé unas cuadras, y me acordé que había dejado mi celular cargando, regresamos a la casa, y le digo a Andrés:
  • " Amor, baja y dile a Marthita que baje mi celular"
  • "No hazlo tú, yo estoy bien aquí"
Me molesté, y le dije

  • "¿Te estoy pidiendo un favor, y no puedes hacerlo?"
Bajé busqué mi celular y me dice muy triste:
  • "¿Estás molesta?"
  • "Sí, sólo quería que me ayudaras"
  • "Yo te molesto"
Me quedé pensando,
  • "¿no amor, tú no me molestas?Pero, ¿estas, molesta conmigo, entonces yo te molesto?"
Demasiada lógica para una simple neurotípica, lo que me decía tenía sentido, pero ¡ÉL NO ME MOLESTA¡…entonces, le expliqué que estaba muy cargada, porque tenía que hacer muchas cosas, y le expliqué todo lo que tenía que hacer. Entonces muy tranquilo me dice:
  • “¿Todo eso tienes que hacer?…necesitas descansar un poco, vas a terminar agotada”
  • “Gracias amor, por preocuparte por mí, por eso necesitaba tu ayuda”
  • “Ah!, yo no lo sabía”
No podía dejar de pensar en todo lo que me hacía reflexionar este pequeñito, las cosas que me enseña son increíbles.

Seguimos, rumbo a su terapia, y como se imaginaran quería tener un avión en vez de un auto. En eso delante de nosotros un señor bastante mayor que manejaba en velocidad de paseo, es decir super lento, empezó a desesperarme, traté de mantener la calma, pero no pude, en eso grité:
  • “¡Tío, avanza!”…me salió el barrio…je,je,je…(“Tío” = persona mayor)
Andrés con una cara de asombro me dice:
  • “¿Mama, lo conoces?”
  • “No amor”
  • “¿Es tú tío, no lo conoces, y lo llamas tío?”…y me mira con una carita de “no entiendo nada”
  • “No amor, usé tío, en vez de viejo o anciano"
  • "AHHH!”
Lo miré y empecé a reírme, él se empezó a reír conmigo y le dije:
  • “Eres un ángel”
  • “¿por qué me dices ángel?
  • “Porque lo eres amor, sino mírame, hace unos segundos estaba molesta y ahora me estoy riendo contigo”
No podía dejar de asombrarme, que con esa ternura, esa inocencia, podía haber logrado que me relajara, que disfrutara de ese viaje con él, y me olvidara de que tenía muchas cosas por hacer y que el tiempo avanzaba.

Luego suena mi celular y al colgar, me pregunta:
  • "Mamá, ¿con quién hablabas?"
  • "Con María"
  • "¿Con María qué?"
  • "María Espinoza"
  • "¿Y tiene muchas espinas?"
  • "No amor, es su apellido"
Ambos empezamos a reírnos y no podíamos parar
  • “Amor, ¿te imaginaste un espinosaurio?”
  • “Sí, con la cara de una niña”
Je,je,je…Este viaje pasó de ser un viaje estresante, en el que sentía que tenía que volar para poder hacer todo lo programado, en un viaje divertido en el cual nos reímos, y también aprendimos :).

Amo la neurodiversidad, y no me cansaré de decirlo, sin ella no sería posible estas experiencias tan sencillas y a la vez maravillosas :).

 

 

 

sábado, 6 de noviembre de 2010

Nuevas Experiencias

Andrés está muy contento en el colegio, les cuento que el jueves pasado que llovió, casi toda la mañana, a la hora de salida sale y me dice: “¡mamá mírame!” y corre hacia el patio de atrás donde habían muchos charcos de agua y empezó a saltar en uno y en otro, lo veía tan feliz y luego regresa y me dice:
  • “¿me viste?”
  • “claro amor, ¿qué divertido verdad?...pero, apenas lleguemos a la casa, te cambias, porque estas empapado y puedes resfriarte”.
En eso empezó su confusión, ¿porque si era tan divertido lo que estaba haciendo, porque le iba a traer luego problemas?, como saben él como todo Aspie es muy lógico, y no parece lógico lo que yo le decía, su carita cambió por una triste y empezó a preguntarme:
  • “¿hice algo malo?”
  • “no, amor…has jugado y te has divertido como un niño”
  • “¿pero me puedo resfriar?... ¿entonces lo que hice no es bueno?”
Y se puso triste, y me tomó un tiempo explicarle que era muy divertido lo que había hecho y a esto me ayudaron sus amigos, porque al ratito llegaron a abrazarlo y a decirle “Andrés, ¿nos divertimos mucho jugando en los charcos, verdad?”, y se reían con él… me parecía tan linda esa escena, tengo que irme acostumbrando a que mi hijo tiene muy buenos amigos :). ¡¡Estos chicos son una bendición!!

Luego el fin de semana tuvimos la fiesta de Halloween de EITA, y quería disfrazarse de dinosaurio, yo intenté confeccionarle la máscara de Bruno (el T-Rex del programa Dino Tren), pero no me salió L, y los días pasaban y llamaba a casas de disfraces, y no tenían dinosaurios, pero yo seguía llamando y mi mami tampoco iba a dejar que su nieto no tuviera el disfraz que quería, así que cuando encontré una tienda donde lo tenían, pero quedaba bastante lejos de mi casa, pero mi mami, igual se fue a hacer guardia hasta conseguir el disfraz, cuando Andrés lo vio, le pareció lo máximo, y no quería quitárselo :).

Llegó la fiesta y la pasó súper , cantó, jugó y comió como dinosaurio….je,je,je…lo mas fantástico de esta fiesta era que ahí, los Aspies eran mayoría, y qué bacán se manejaban todos, aceptaban hasta bromas, recuerdo a Emilio, que estaba disfrazado de Pirata, y hablaba con voz ronca para hacer más real su personaje (Andrés no lo conocía, porque van a talleres en horarios diferentes, pero igual no le molestaba su tono de voz y hasta jugaba con él), y Andrés le dice:
  • “hablas como pirata”
  • “¡es que soy un pirata!”
  • “Y yo soy un dinosaurio ¡RRRRRRRRAAAAAAARRRR!”
Emilio dice muy fuerte “¡Soy un pirata!” y lo apunta con su espada, Andrés entiende que está bromeando, sonríe y se esconde detrás de mí, siguiendo el juego…me sentí feliz, ahora yo y los pocos neurotípicos éramos los diferentes, y no saben lo bien que me sentía :)…je,je,je.

Hay algo más que quiero contarles, que para mí ha sido un gran avance de Andrés. Tito (su papá) está de viaje por motivos de trabajo, y a Andrés esto le a chocado mucho, y no lo digo porque creo que es así, sino porque el mismo me lo ha dicho:
  • “Mamá extraño mucho a papá, ¿por qué su trabajo se demora tanto?”
Hasta se ha animado a escribirle unos mensajes por correo, en el que él mismo se lo decía, ahora cuando llama le conversa y le cuenta las cosas que para él son importantes y Tito me pregunta:
  • “¿tú le has soplado?”
Y, ¡claro que no!, ahora él quiere contarle a su papá las cosas que hace, que le han pasado, … cada uno de los mensajes que Andrés escribe diciéndole que lo extraña y las conversaciones por teléfono son un gran avance, aunque muchos no lo crean, a él no le gusta escribir, ni hablar por teléfono.

Andrés cada día se esfuerza por transar con este mundo, gracias a sus amigos (muchos de su edad y otros mucho más grandes que él :) ha logrado mucho, ha aprendido a jugar, hasta inventa juegos con ellos, ahora se acepta como diferente, sabe que es bueno e inteligente, tiene mayor control de sus emociones, le es más fácil identificar sus emociones…tiene mucho que aprender aún, yo no intento cambiarlo, él sigue siendo Andrés, mi Asperger maravilloso, y yo estaré a su lado para enseñarle a entender a este mundo que para él es complicado, y con toda razón, porque la mayoría de veces este mundo suele ser ilógico.

"Tener autismo no significa no ser humano, sino significa ser diferente. Significa que lo que es normal para otros no es normal para mí, y lo que es normal para mí no es normal para otros. En cierto modo estoy mal equipado para sobrevivir en este mundo, igual que un extraterrestre sin manual de orientación. Pero mi personalidad está intacta. Mi individualidad sin daño alguno. Le encuentro significado y valor a la vida y no quiero ser curado de mí mismo... Reconoce que somos igualmente extraños el uno para el otro y que mi forma de ser no es sólo una variante dañada de la tuya... Cuestiona tus conclusiones. Define tus condiciones. Colabora conmigo para construir puentes entre nosotros” ...Jim Sinclair



lunes, 25 de octubre de 2010

No quiero mudarme de colegio

Esta mañana, mientras tomaba Andrés desayuno me volvió a decir:
  • "Mamá, yo no quiero mudarme de colegio"
  • "Pero tenemos que hacerlo, amor, vamos a buscar uno más lindo, en el que estén preparados para un niño tan bueno e inteligente como tú, y tendrás nuevos amigos..."
  • "¿y qué va a pasar con mis viejos amigos?, yo no quiero dejarlos, yo los quiero, no quiero dejar de verlos, yo me divierto con ellos...”
No pude evitar que se me cayeran unas lágrimas, mi hijo no entendía porque teníamos que alejarlo de su colegio, el cual ya era parte de su mundo, porque estaban sus amigos. ¿Cómo explicarle a un niño maravilloso que hay gente que no está preparada para él?

Lo llevé al colegio como todas las mañanas, y hoy tuvimos una visita a un colegio de niños de escasos recursos, donde van los chicos del colegio de Andrés a compartir un momento con ellos, jugar, comer unas galletas y unos jugos. Fuimos en Bus, todo el salón (30 niños), 4 mamás y el tutor. Andrés fue durante todo el viaje tranquilo, los otros niños gritaban, se movían, pedían una cosa u otra…Andrés sólo observaba y cuando nuestras miradas se encontraban me sonreía.
 
Nos tomó un tiempo organizarnos cuando llegamos al destino, compartieron sus galletas y jugos, y yo observaba a mi hijo, tranquilo y contento, en eso paso a su lado y me abraza y sonríe, y unos amigos dijeron en coro:
  • “sí Andrés, ¡abrazo del oso!”
Él sonríe, me mira y me abraza más fuerte.

Luego siguieron los juegos, nos dividimos en tres grupos, yo no estuve en el grupo en el que jugaría Andrés, a él le tocó el juego de las sillas, pero le expliqué en que consistía el juego y me dijo “¡Ah, vamos a jugar a las sillas musicales!” y se fue con su grupo.
 
Yo estaba con otro grupo de niños, pero no podía dejar de observar a mi enano, empezaron a jugar, y en eso los chicos gritaban “¡Andrés aquí, Andrés aquí….!”, señalándole una silla que estaba vacía, y así fue en varias vueltas, y gracias a la ayuda de sus amigos no perdió tan rápido, él estaba feliz y sus amigos también, cuando perdió no se molestó, se fue riéndose, porque estaba disfrutando ese momento con sus amigos, él estaba feliz y yo también :).
 
Luego nos reunimos todos para regresar al colegio, y se volvieron a colocar como al inicio, todos sentados en círculo, para escuchar las palabras de agradecimiento de algunos de los niños, y mientras los ordenábamos Andrés y sus amigos jugaban, se hacían cosquillas, se reían…
 
Mientras lo veía no podía dejar de pensar en lo que me había dicho esta mañana “no quiero mudarme de colegio”, él ha trabajado tanto para ganarse un espacio en ese lugar, él es el único Aspie, son 30 niños en su salón y él es parte de ese grupo, ya es respetado, aceptado, querido y eso lo siente, es por eso que no entiende porque debe de “mudarse”.
 
Yo quisiera poder tener la respuesta, pero como le expico que hay personas que no aceptan las diferencias, que por ignorancia entienden el ser diferente como ser menos (Einstein era diferente), pueden tener muchos títulos y especializaciones en educación, psicología, pero necesitan mas que simple títulos para entender a niños diferentes y maravillosos, como Andrés.
 
Sé que los verdaderos especialistas en educación, no son aquellos que tienen cursos de psicología, educación, maestrías y doctorados, sino aquellas personas que realmente tienen vocación, tienen la apertura y tolerancia para aceptar las diferencias, cada niño es un mundo diferente, ¿cómo ser profesional en educación si quieres que todos sigan un patrón?…¡qué aburrido! :), no todos estan preparados para este reto.
 
Estoy segura que encontraremos el lugar donde Andrés no sólo encuentre a los PROFESIONALES que él necesita, sino donde conozca a niños que lo lleguen a querer, aceptar y respetar y se conviertan también en sus amigos, con quienes juegue, ria, comparta y aprenda… ¿pido mucho?, simplemente confío en Dios :). El trabajo no será fácil, pero no estamos solos :).
 
"Te amo campeón y todo va a estar bien, te lo prometo. Encontraremos el lugar adecuado, donde tendrás nuevos amigos, ya pasó lo más difícil, aprender a hacer amigos, ya casi es un experto en el tema”…Tu mami :)

 

 

 

domingo, 10 de octubre de 2010

Memoria Fotográfica...¿lo sabías?

Los Asperger tienen una memoria fotográfica increíble, eso lo sé no sólo por lo que dicen los libros, o por lo que cuenta Temple Grandin, sino porque es algo que he visto en Andrés.

A Andrés le apasiona el tema de los dinosaurios y cuando “lee” sus libros de dinosaurios, parece que simplemente mira las páginas y las pasara, pero luego es capaz de darte detalles del los dinosaurios que no podría sacarlos simplemente viendo los dibujos, como que comen, por qué tienen un caparazón, o porque pueden ser alguno considerado inteligente, o a que familia de dinosaurios pertenece…tratando de entenderlo, lo que él hace es algo así como escanear las cosas que le interesan y las graba en su directorio de favoritos y luego las llama a su mente cuando le interesan, las cosas que no le interesan las graba, pero las coloca en una papelera que equivale a papelera de temporales en nuestra PC. Todo lo que graba lo puede utilizar en un momento determinado, pero lo hace de manera inconsciente, si le interesa algún tema, puede hasta rescatar lo grabado en su papelera de temporales.

Otro ejemplo, ¿como es capaz de hacer los dibujos que hace, simplemente al verlos una vez en una película, o en un programa, los hace al detalle, hasta los combina y los gira…y hace cosas maravillosas?, ¿cómo puede hacer sus diseños de Lego con tanto detalle y precisión sin ningúna indicación impresa? ….son algunas pruebas de que no sólo tiene una gran memoria, sino que en su mente puede desarrollar maravillas, y si es consciente de todo lo que puede hacer, no habrá quien frene a este maravilloso Aspie :).

Ahora el trabajo es explicarle a Andrés de la capacidad que tiene y que pueda utilizarla para todo. Y este trabajo ha empezado a ser un reto, pero un reto muy divertido y con sorpresas increíbles:).

La primera prueba fue para aprenderse el “Yo confieso”, se lo repetía varias veces, y nada, se lo copie en un papelógrafo, pero ni lo miraba, bueno así que me inspiré en Temple Grandin, e imprimí esa oración en letra muy legible y le dije:
  • “amor, tenemos que aprender el “Yo Confieso””
  • “No quiero”
  • “Tú tienes una memoria increíble, puedes meterte esto en la cabeza si quieres hacerlo”
Cogió el papel y lo golpeaba contra su frente y me dice:
  • “No entra mamá”…je,je,je….no hablé correctamente :)
  • "Amor, tú tienes una memoria fotográfica increíble, si quieres puedes tomar una foto a esto”
  • “Mama soy un niño, no soy una cámara fotográfica”…je,je,je
  • “Amor, así como tu grabas todo lo de tus dinosaurios, puedes mirar este papel con atención y grabarlo en tu memoria, es como si le tomaras una foto”
Entonces puso sus manitos en su cara, simulando tomar una foto, y me dijo:
  • “no puedo”
  • “Claro que puedes, solo mira esto con atención de inicio a fin”
  • “ya”
  • “Ahora trae a tu mente el papel y dime lo que ahí decía”
Y empezó: “Yo confieso ante Dios todo poderoso…..pensamiento, palabra….Dios nuestro Señor. Amén”

Lo abracé y le dije “¡ERES UN GENIO!”….Tito, me felicitó por mi ocurrencia :).

  • “¿Ahora puedo jugar?”…cómo decirle que no :).
Me fui a la librería a comprar láminas sobre el Tahuantinsuyo, su organización, actividades económica, religión…luego para ciencias (Sistema planetario solar, galaxias, constelaciones, movimientos de la tierra…) y busqué algunos videos en internet, nos costó media hora el estudiar cada curso.

Entonces le preguntaba:
  • “¿Cómo se llamaba el mensajero en el Tahuantinsuyo?”
  • “no sé”
  • “busca la imagen en la que había un indio corriendo, ¿cómo se llamaba?”
  • “Chasqui”
  • “¡Bien campeón!”
Parecía que la información la había guardado en su papelera de temporales :). Ahora había que explicarle que tenía que guardarla en una carpeta llamada “personal social”, que no sería la de sus favoritos, pero también era importante…je,je,je.

Seguimos practicando con las preguntas mientras jugaba:
  • “Andrés, ¿cuales eran los dioses del Imperio Incaico?"
  • “No sé”
  • “Busca la página donde estaba el sol, el rayo”
  • “Ah! Sol-Inti, Luna-Quilla, Rayo-Illapa y Tierra- Mama Pacha”
No había duda que lo tenía grabado, así que ahora esta cosa que colocara toda esa información en una carpeta especial…je,je,je.

Estuvimos practicando, a traer a su mente lo grabado, y cada vez fue más sencillo, ya sólo le hacía las preguntas y respondía. Con la prueba de Ciencias fue más sencillo :), parece que ahora toda la información la grabó en una sola “carpeta”, y era más fácil buscar las respuestas cuando le hacía la pregunta :).

Me encantó hacer esto con Andrés, fue muy divertido y quedé sorprendida con los resultados. Ambos aprendimos y seguiremos aprendiendo :).

 "...Siendo Autista, no asimilo naturalmente información que la mayoría de personas da por supuesta. En cambio, almaceno información en mi mente como si se tratara de un CD-ROM. Cuando recuerdo algo que he aprendido vuelvo a pasar el video en mi imaginación..." Temple Grandin.


jueves, 7 de octubre de 2010

Tranzando con éxito

No puedo negar que estaba preocupada por esta semana de exámenes. No sabía si Andrés iba a poder manejar la tensión del grupo, su propia tensión frente a los exámenes…ahora que está terminando puedo decir que estoy felizmente sorprendida.

Por ejemplo, el día que le tocó examen de Religión me dice:
  • “mamá no sabía que era la confesión”
  • “amor, era la penitencia”
  • “Ah!, no me acordé”
Y punto, no hubo el llanto, no dijo soy malo, ni nunca hago nada bien….simplemente se olvidó, como podría olvidarse cualquiera y así lo tomó.

También ha estado llegando con los pantalones mugres de tanto jugar, y con muchas ganas de contar lo que había pasado con sus amigos. Por ejemplo:

  • “mamá hoy descubrí que para Gonzalo peso como una tonelada”
  • “¿qué pasó?”
  • “Me ayudó a pasar las barras”
  • “¿cómo te ayudaba?”
  • “Me cargaba mientras yo pasaba las barras y nos caímos”
  • “¿se hicieron daño?”
  • “Nos golpeamos, pero nos recuperamos rápidamente”
Eran un par de amigos apoyándose para lograr una meta J, eso es fantástico. Bueno, Andrés ahora ya sabe que es muy pesado para Gonzalo, así que al día siguiente el juego cambió, él cargaba a Gonzalo en sus hombros de un lado al otro de la barra :).

Pensarán que soy una exagerada, pero me alegra ver a mi hijo con los pantalones sucios, un arañón, cansado…por haber jugado con sus amigos, ¿por qué no?, si es un niño :).

No puedo dejar de contarles un ejemplo del apoyo de los profesores. El viernes pasado no fue un día habitual en el colegio, hubieron muchas actividades internas, pero no las clases de todos los viernes, a la hora de salida los chicos salían con sus gaseosas y galletas muy contentos, incluyendo a Andrés :). El lunes empezaban examenes, el fin de semana tratamos de avanzar todo lo que se podía. El lunes hablando con una amiga, madre de familia del cole, me dice "ojalá les haya ido bien en los dos exámenes", les juro que me puse muy nerviosa, porque yo sólo había estudiado uno para ese día, "no, era sólo matemáticas", y ella me dice "no, eran mate e inglés, estaba anotado para esta semana", me imaginé que lo habían anotado en el día en el cual se iba a tomar, y seguro por eso no me di cuenta ¡¡y ahora!!. A la hora de salida del lunes, hable con el profesor de Andrés me comentó que Andrés estaba muy bien, que había dado tremendo cambio, que estaba muy conectado con los chicos y hasta el viernes a pesar de haber sido un día diferente, lo había manejado muy bien, le tuve que decir que estaba preocupara por el dictado de inglés y expliqué lo sucedido y él me respondió: "no te preocupes, Andrés no lo había anotado en su agenda, seguro por todo el alboroto del día viernes, a él le he dado la evaluación para que la resuelva y no sienta que a todos le doy menos a él, pero te he puesto una nota en la agenda avisándote que se lo tomo mañana"..PLOP!...no lo podía creer!! :)
 
¿Cómo lo logró?...son una suma de cosas, la primera y más importante creo llegaron a nuestras vidas las personas indicadas para re-direccionar este maravilloso proyecto. Dios nos puso algunas complicaciones en el camino, pero lo hizo en el momento indicado, en el que teníamos el soporte que necesitábamos, soporte que ahora se ha convertido en un grupo de amigos incondicional :). Ellos fueron los encargados de mostrarnos y enseñar a otros que la inclusión es posible, que no es un favor, es un deber, con lo que Andrés ahora no sólo tiene el apoyo de sus amigos, sino también de los profesores.
 
Andrés ya sabe que es Asperger, se acepta con un niño diferente, ha entendido que ser diferente no equivale a ser malo, al contrario, él tiene cosas maravillosas como su gran memoria, su forma de ver las cosas…y especialmente el reconocerse como un niño bueno, ya no más “soy malo”, “es imposible”…”nada hago bien”…soy tan feliz de ver a mi hijo tan conectado y disfrutando el ser un niño.
 
Ahora te dice “soy inteligente y bueno, por eso puedo controlarme”, y que bien lo ha logrado :). Con esto está más conectado, no estar a la defensiva, ahora está más seguro, más tranquilo, se le ve y siente feliz.
 
No sé cuanto dure esta calma, pero la estamos disfrutando, y trabajando para que dure por siempre. Esto es un trabajo en equipo, y Dios nos ha enviado un equipo maravilloso. Sé que aún queda mucho por trabajar, pero estoy al igual que Andrés muy segura y tranquila :).

 

jueves, 23 de septiembre de 2010

Soy Asperger

El lunes Andrés supo que era Asperger, por eso es diferente, por eso es muy inteligente, por eso tiene una gran memoria, por eso piensa en imágenes…


¿Por qué decidimos hacerlo?...era algo que teníamos pendiente, pero no sabíamos cuando sería el momento indicado.

Andrés ya cuestionaba varias cosas, como por ejemplo:

- Cuando habla de sus dinosaurios, y le preguntámos los nombres que nos acaba de nombrar, nos pregunta sorprendido: “¿han perdido la memoria?”, le explicámos que no tenemos la memoria que él tiene y nos mira sorprendido.
- Cuando hace sus creaciones de Lego, no necesita de ningún “mapa”, simplemente tiene la imagen de lo que quiere construir en su cabeza, y hace cosas increíbles, y nos preguntaba porque nosotros no podíamos hacerlo.
- Dibuja las cosas que tiene en su cabeza con unos detalles impresionantes.
- Sabe que es muy sensible a los ruidos.
- Que hay cosas que lo hacen perder el control, pero no sabe explicar.

Y también ya sabe que no todos lo entienden:

- “mamá, ¿por qué no puedo ir a mi colegio?, ellos creen que soy malo, ¿verdad?”…
- ”mamá, soy malo, siempre hago daño sin querer, llévame a un lugar donde esté solo y no dañe a nadie”…

Escuchar eso para mí fue terrible, quería pisar como a cucarachas a todos aquellos los que estaban haciendo sentir eso a mi hijo, me sentía tan impotente de no poder lograr que personas que se dicen “profesionales en educación” puedan entender, o no quieran entender la condición de Andrés. Condición que si es aceptada, entendida y respetada por sus compañeros de tan sólo 8 años.

Andrés regresó al colegio luego de 8 días de suspensión, pero ya su actitud era otra, él mismo me pidió que le busque otro colegio, cosa que no había hecho antes, porque su colegio era un mundo que conocía, en estaban sus amigos y aunque muchos no lo crean, le gustaba, si le insinuábamos que lo íbamos a cambiar su respuesta era

- “¡NO!...es mi colegio y están mis amigos!”

Pero ahora que las cosas han cambiado y su posición es otra y yo voy a cumplir lo que le he prometido:

- “Amor, claro que voy a buscarlo y voy a encontrar uno más bonito”
- “Mamá, ¿crees que podrás hacerlo?”
- “Eso te lo aseguro”

La autoestima de Andrés empezó a caer en caída libre,

- “soy malo”…”nada hago bien”…”soy un desastre”…

Así que Ernesto Reaño (Director de EITA), para Andrés “su amigo Ernesto”, me dijo que era momento de explicarle a Andrés porque era diferente, que era Asperger.

Muchas veces pensé como sería ese momento, pero no me imaginé que sería tan sencillo para él, bueno sencillo porque quien se lo dijo fue su amigo Ernesto :) .

Ahora Andrés dice: “mi amigo Ernesto me dijo una palabra algo difícil de decir “Asperger”… yo soy Asperger por eso soy diferente, por eso soy muy inteligente, tengo una gran memoria, mis oídos son muy sensibles…y soy un experto en dinosaurios..”, cuando lo escucho decirlo parece que Ernesto le hubiera dado unas líneas de un libreto para que se las memorizara, pero se las explicó en una charla entre amigos, y lo entendió muy bien, ¿cómo lo sé?, porque está diferente, está más tranquilo, mas conectado…más seguro, ...Hasta contesta el teléfono, cosa que antes detestaba...je,je,je...se siente feliz de ser ÉL.

A pesar de todo lo que hemos pasado, y haber pedido que lo cambiemos de colegio, desde ayer ha vuelto a ir al colegio feliz, con mucha seguridad. Hoy no me dejó acompañarlo al salón, me dijo “mamá yo puedo ir solo”, sale feliz del colegio, ya no me dice “soy malo”, o “nada hago bien”…simplemente está bien, sabe que es diferente, y con tan sólo 8 años ya sabe que ser diferente no es sinonimo de ser malo.

Al igual que Andrés, el saber que él es Asperger ha sido muy importante para Mafer, ya que a veces decía "¡Andrés lo puede hacer pero yo no!" y se ponía a llorar, a pesar que le explicabamos que ella era buena muy en otras cosas, eso parecía no convencerla, al escuchar a su hermano explicarselo claramente las cosas cambiaron. Ahora ella misma dice "ya entiendo porqué Andrés es tan bueno dibujando, puede saber tanto de dinosaurios, hace cosas muy lindas con su lego, yo no puedo hacer eso, pero lo tengo a él para que me enseñe"...¿qué mas puedo pedir?...ellos saben lo que pueden lograr juntos, lo que puede lograrse al aceptar, respetar y amar la neurodiversidad :).

Si alguien me pregunta a qué edad debemos explicarle a un niño que es Asperger, no sabría qué contestar, sólo sé que para mi hijo este era el momento y su amigo Ernesto era la persona indicada para decírselo :).

sábado, 28 de agosto de 2010

Temple Grandin: El mundo necesita todo tipo de mentes

Temple Grandin, diagnosticada con autismo de niña, habla de cómo funciona su mente… compartiendo su capacidad de "pensar en imágenes" que le ayuda a resolver problemas que los cerebros neurotípicos podrían no tener. Ella sostiene que el mundo necesita de la gente del espectro del autismo: los pensadores visuales, los pensadores de patrones, los pensadores verbales, y todo tipo de niños genios.

http://www.ted.com/talks/lang/spa/temple_grandin_the_world_needs_all_kinds_of_minds.html

lunes, 23 de agosto de 2010

La importancia de los amigos

Este fin de semana fuimos a un parque de diversiones. Este lugar no era nuevo para nosotros. Siempre que vamos Andrés y Mafer se divierten mucho.

Esta vez ibamos con unos amiguitos de Andrés: Sebastían e Ismaél, dos niños maravillosos, amigos de Andrés, y quienes lo cuidan mucho.

Nosotros llegamos primero, Andrés y Mafer no pudieron esperar, así que se empezaron a subir a los juegos, en eso Andrés quiso subirse a las sillas voladoras, pero ya no entraba a las pequeñas, así que se animó a probar en las grandes, la primera vuelta estuvo tranquila, y en eso en la segunda dice "Por favor paren esto", lo dijo muy tranquilo, no gritó desesperado, ni lloró, y le pedimos a la maquinista que lo parara, gracias a Dios no se hizo problema, lo detuvo, claro que para poderse detener el juego por completo, Andrés tuvo que dar un par de vueltas mas, pero lo manejó muy bien, supo manejar sus emosiones, se controló, y eso fue grandioso. Cuando bajó, le preguntamos como estaba, y él nos respondió "¡Es muy rápido!", y por un momento no quiso subir a otro juego, porque decía sentirse mariado.

Al rato llegaron Ismaél y Sebastián, así que empezaron a subir los tres a los juegos, nosotros nos alejamos un poco de ellos para que no se sientan vigilados. El lugar era muy seguro, había muy poca gente, y podían subirse a los juegos que deseaban sin esperar. Bueno, empezaron a subirse a los juegos, nosotros los mirabamos de lejos, si Andrés se alejaba lo llamaban y Andrés los seguió la mayoría de las veces, pero algunas veces que Andrés se alejaba de ellos, parecía que pensaba en sus temas, o quería simplemente estar solo, en esos casos cuando lo llamaban él respondía "ya no" y ellos no le insistian mas, y al rato Andrés se volvía a unir al grupo y volvían a subir nuevamente los 3 a los juegos. En eso se dirigen hacia las sillas voladoras, no pude evitar acercarme un poco, pensé que Andrés no aceptaría subirse, pero me equivoqué, ninguno de ellos lo presionó, ni nada por el estilo, Andrés subió muy tranquilo y se sentó al costado de ellos, como sólo eran 3 en todo el juego, la maquinista les pidió que se separan un poco para hacer equilibrio, así que Sebastian e Ismael se movieron y el juego empezó. Los tres parecían disfrutar el juego, se reían, pero no dejaban de sugetarse muy fuertemente, cuando bajaron les pregunté "¿Cómo están?", y Andres me responde "¡Bastante mareado!", y se reía y se tambaleaba haciendose el gracioso, y no fue la única vez que se subieron a ese juego, al menos fueron 3 veces mas, pero los 3 juntos.

Para quienes no conocen a Andrés, por ser Asperger, él no se maneja por la presión del grupo, él te dice las cosas que piensa de una manera directa, así que si lo presionaban a entrar a un juego que él no quería lo único que iban a lograr es que se molestara por no entenderlo, por no escucharlo o como él dice "por ser tercos y no entender que no quiero".

Así que lo mas importante de esta experiencia, fue que sus amigos le dieron a Andrés la seguridad que necesitaba para enfrentar su miedo a la silla voladora, fue una decisión libre, no estaba solo, sus AMIGOS estaban con él. Tal vez él nunca se los ha dicho, y no sé si algún día se los diga, pero él sabe que puede confiar en ellos y también sabe que ellos lo aceptan y respetan, hasta respetan aquellos momentos en el que él necesita estar solo, no por ser un niño solitario, sino porque él necesita de ese tiempo y también en esos momentos es feliz.

Este fin de semana aprendí que para Andrés también son necesarios los amigos, necesita de la seguridad que le ofrece un AMIGO para enfrentar sus temores. Dicen que la amistad es una relación entre dos, tal vez una amistad entre neurotipicos y Aspies no es tan fácil de ver. Yo sé que Andrés confía en ellos, y ellos conocen a Andrés, admiran sus habilidades y siempre estan dispuestos a ayudarlo..Andrés les dirá los que piensa, no les fallará... ellos son quienes más dan, tal vez esto no sea justo, pero no se imagina como disfruté viendolos en los juegos mecánicos a los tres reirse, eran 3 amigos compartiendo un momento divertidísimo. Simplemente 3 niños siendo niños :).

jueves, 19 de agosto de 2010

Felicitaciones para Andrés :)

El Profesor de Comunicación Integral escribió una nota muy bonita en la agenda de Andrés:

  • "Andrés, te felicito por tu buen trabajo el día de hoy"
Cuándo leí la nota, me sentí muy feliz, porque sé que es uno de los cursos que más le cuesta, pero también porque es uno de los profesores que ha tenido más comprende a Andrés, es una persona rebuena onda, que no da malas noticias, siempre da soluciones como:
  • "Señora, en la agenda le he enviado una hojita para que Andrés la termine en casa"...pudiendome decir tal vez "Señora, Andrés no terminó en clase.....", y eso Andrés lo siente, por eso a pesar de constarle mucho se esfuerza :).
Bueno, yo quería saber qué había pasado en clase, así que le pregunté a Andrés, y él me dice:
  • "Porque trabajé muy bien"
Eso era algo que suponía por la nota pero quería mayor detalle, así que me acerqué donde el profesor y se lo pregunté, el me comentó que Andrés había trabajado muy bien (eso ya lo sabía...je,je,je). y empezó a contarme de que se trataba la tarea:
  • "Escribí 15 palabras en la pizarra y la consigna era separar cada palabra en sílabas, y colocar al lado de cada una de ellas si era monosílaba, bisílaba, trisílaba, tetrasílaba o pentasílaba".
Cuando me lo contaba trataba de imaginarme como había procesado esa información Andrés, y no pude :(.

El profesor me siguió contando que la indicación fue la misma para todos, y ya pasado algún tiempo los chicos empezaron a entregarle los cuadernos, el profesor empezó a revisarlos, en eso Andrés se le acerca y le dice "profesor ya terminé", el profesor empezó a revisar su cuaderno y recuerdo sus palabras en esta parte de la historia:
  • "Señora, Andrés siguió la indicación correctamente, se equivocó en 2 de las 15, pero lo importante es que las indicaciones las siguió correctamente, se ganó una A, los chicos del salón se alegraron, los felicitaron y yo también, pero usted ya sabe ... como que él lo toma muy tranquilo, es por eso que le escribí la nota en la agenda, para que ustedes también lo feliciten por su gran esfuerzo y logro. Ah!, y no fue el último en entregar hubieron 4 ó 5 niños que no terminaron el ejercicio"
El profesor estaba muy contento, estaba gratamente sorprendido, y yo orgullosa de mi hijo :).

El profesor sabe que Andrés como Aspie, piensa diferente, procesa la información de manera diferente, el piensan en imágenes, por eso es que se le complica entender una indicación con muchas ordenes a la vez, pero esta vez lo logró y estoy segura que esto fue gracias a la confianza y dedicación del profesor.

Andrés como todo niños sea cual sea su condición sólo pide una oportunidad para poder demostrar lo que puede hacer, algunas cosas le tomarán mas tiempo que a otros, pero en otras nos sorprenderá a la primera. Yo creo ser la persona que mejor lo conoce, pero igual no deja de sorprenderme, no tengo idea hasta donde llegaremos, pero nosotros vamos a luchar para llegar ...como dice Buzz Lightyear "¡Al infinito y mas alla!" 

sábado, 14 de agosto de 2010

Una semana casi perfecta..je,je,je

Esta semana “interesante”, me encanta cuando Andrés califica así a las cosas :).

Empezaban las clases luego de dos semanas de vacaciones, días que se nos pasaron volando porque tuvimos muchas tareas de matemáticas :), y eso hizo olvidar por momentos que eran vacaciones, los últimos días Andrés me decía “¡odio hacer tareas, es muy aburrido!”…pero ni modo, había que cumplir con ellas. Tuvimos 4 días maravillosos fuera de casa, conociendo lugares nuevos, cargándonos de energía (esto ya se los conté en mi nota anterior), y ahora a retomar el colegio. No puedo negar que me daba cierto temor como iba a ser eso para Andrés. Le costó mucho despertarse, “¡mamá, me gustan las vacaciones!”, y se volvía a tapar con su edredón, pero nada, había que levantarse, luego ya se levantó, desayunó...y al cole, Ernesto lo llevó el primer día, yo llevé a Mafer. Luego me di cuenta que Ernesto también estaba tan angustiado como yo por la incertidumbre de cómo sería para Andrés el volver a clases luego de sus vacaciones, ¿cómo me di cuenta?, cuando me contó que él había acompañado a Andrés a su salón, luego de colocar sus útiles en orden, Andrés salió del salón y se fue a caminar frente a los vestidores (hay un pasillo donde le encanta caminar, va y viene, hasta que toque el timbre para empezar las clases), Ernesto lo observaba, y parece que Andrés sintió esa angustia de su papá, y se acercó a él y le dijo: “Papá, ¿por qué no te vas a casa?, yo voy a estar bien”, y le acercó su cabecita para que le diera un besito. Mi pequeño nos tranquilizaba, él era quien nos decía “todo va a estar bien”...Mi chiquito está creciendo :).

Hubieron magnificas noticias, como la felicitación del profesor de Matemáticas porque Andrés terminó primero y muy bien la primera parte de una actividad de Matemáticas (era sobre multiplicación, tema que recién están trabajando), lo había felicitado frente a todos, y la segundo le faltó pero con una súper buena onda me dijo “…Señora ha trabajado muy bien la primera parte, lo terminó primero…la segunda no la ha terminado, seguro ya estaba cansado…que la termine tranquilo en casa”…esa respuesta del profesor no la podía creer, porque es el profe más exigente que Andrés tiene, y a pesar que decía que quería ayudar, le costaba hacerlo….y ahora estaba entendiendo a Andrés, felicitándolo por sus logros, dándole su tiempo….MARAVILLOSO!!

Y aquí no quedó todo, luego de esta felicitación al día siguiente me acerqué a primera hora a la sala de profesores, para aclarar una duda sobre una tarea de Religión, y el profesor de Matemáticas se me acercó, no puedo negar que me asusté porque esperaba algún comentario como “Andrés No ….”, pero me equivoqué, sólo quería compartir conmigo que durante las vacaciones había visto en el canal de HBO un programa donde presentaban la historia de Temple Grandi y le pareció sorprendente, además que había revisado el libro que les había hecho llegar (Guía para maestros de la sociedad de Asperger de  Asturias)….y me lo dijo textualmente “tenemos que informarnos para poder entenderlos, no todos son iguales…”, además me comentó que Andrés estaba respondiendo, me contó algo mas de su experiencia como maestro, que era exigente porque sólo quería preparar a los chicos para lo que se les venía….me habló súper buena onda, yo quedé felizmente sorprendida, y le agradecí su interés y su actitud para Andrés.

¿Demasiadas buenas noticias para una semana?...je,je,je…no sé, pero a mí me habían ayudado para cargarme más de energías, eran “pagos” pendientes….je,je,je…y me llegaron con una súper bonificación…je,je,je.

Esta semana Andrés no ha querido jugar a la hora de recreo con sus amigos, cuando le he preguntado por qué, me responde “para no tener problemas”, le preguntaba si se sentía bien me dejo “mamá, yo estoy bien, y me gusta caminar solo”…¿por qué se me hace tan difícil entender que mi hijo disfruta de su soledad, disfruta estar creando sus historias en esos momentos….?, él me hace pisar tierra, y me recuerda que él y yo somos diferentes, qué no sea como la mayoría no quiere decir que sea infeliz.  Los Aspies y neurotípicos no somos felices con las mismas cosas.."¿entendiste mamá?"...claro que lo entendí, o mejor dicho "lo recordé" :).

Ayer viernes, llegué al cole, y uno de los compañeritos de Andrés empieza a bombardearme con malas noticias, “Andrés se molestó mucho, cuando le dieron su pastilla tiró el té sobre la pared, o la pizarra, no sé donde calló, pero la manchó……”, lo escuché hasta que salió Andrés y le pregunté a Andrés que había pasado:

  • “Mamá, mi amigo de anteojos anaranjados me empujó y eso me molestó muchísimo”
  • “¿Y esa es razón suficiente para que te portes así?
  • “No, mamá”
  • "A qué hora sucedió?
  • "Estabamos con el profesor de ciencias"
Tenía una nota en la agenda que decía: "Por favor ponerse al día en el cuaderno y desarrollar la pagina 105 del libro, no quiso trabajar en clase"....¿nada mas?...gracias a Dios ahora Andrés explica las cosas, antes respondía "no sé", o "no me acuerdo", y se cerraba en eso.

Seguimos con la conversación, o mejor dícho "interrogatorio":
  • “¿Adrian (enfermero del cole, persona muy amable que está pendiente de la medicación de Andrés ya a quien Andrés tiene mucho cariño), se merece que te portes así con él?
  • “No mamá, él es muy amable”
  • “Bueno, entonces ahora mismo vas a la enfermería y le explicas a Adrián porque te portaste así, y le pides disculpa”
Andrés se sentía muy mal, y fue a buscar a Adrián a la enfermería, regresa a los minutos...

  • "¿le pediste disculpas?”
  • “Sí mamá”
  • “¿y qué te dijo?”
  • “no te preocupes, te entiendo”
Andrés ya estaba tranquilo, y nos quedamos esperando a que llegara la mamá de Diego, uno de sus amiguitos que celebró ayer su cumpleaños, y había invitado a 10 amiguitos a su casa, entre ellos a Andrés .

Eran 10 niños los invitados del cole, así que nos organizamos y fuimos a la reunión, era una fiesta de Wii. Hubo niños que no querían soltar los controles, y empezaban las disputas, Andrés observaba, no se hacía problemas. Elías, estaba muy pendiente que Andrés juegue. Andrés jugó, algunas veces ganó otras perdió en el juego de Carreras de Mario Kart, es uno de los juegos que más le gusta jugar. Andrés entendía que tenía que esperar turno, que si terminaba el juego tenía que entregar el control al siguiente, no se hacía problema para eso, pero para otros niños eso sí era un problema, si no estábamos atentos los adultos, no dejaban nunca el control. Cuando ganaba me decía muy feliz “¡Mamá gané!” y cuando perdía ponía su cara trompuda y me decía: “Perdí”, y se iba a ver como jugaban los otros niños en el otro Wii (habían 2 en la fiesta) o se ponía a dibujar o se ponía a jugar con un globo de helio que muy amablemente le había conseguido un amiguito de Diego (no era del colegio).

Hubo un momento tenso para Andrés, empezaba a jugar (era su turno) y de pronto uno de los niños viene y le arrancha el control y le dice “es mi turno”, Andrés le dice “¡estoy jugando!”, se molestó y quiso llorar, entonces me acerqué a poner orden: “¿Qué pasa?”, el niño me responde “¡Ellos están jugando hace rato, y yo no he jugado…!”, Cosa que no era verdad, porque Andrés y Bruno acababan de empezar a jugar, ¿qué hubiera pasado si yo no estaba ahí?...tal vez el niño no le devolvía el control a Andrés y eso lo iba a molestar mucho, y seguro finalmente él tendría la culpa, porque con tal invento, Andrés y Bruno estaban acaparando uno de los Wii, le dije al niño que no mintiera, que tenía que esperar su turno como todos. Felizmente Bruno ayudó a calmar las cosas e hizo que la mala actitud del otro niño fuera olvidada rápidamente:

  • “¡Andrés, qué bueno eres!”
  • “¡Woooaaaawwww!!... ¡Qué veloz!”
  • "¡Cuidado con la curva!”
  • “¡Nos caemmmooossss!”….y Andrés y Bruno se reían juntos :).
Andrés terminó su turno y cedió el control al siguiente sin mayor problema. ¿Mi hijo es el problema?... ¿él es quien tiene problemas de conducta?...cuanta injustica se puede cometer por simplemente ver la punta del iceberg y no la base que lo forma.

Ernesto me dice que así son los niños, yo no entiendo eso, Andrés tampoco, si las reglas se ponen en un inicio, tienen que cumplirlas, bueno.. pero luego todo estuvo de maravilla :).

Andrés jugó varias veces, esperaba su turno, y así como Andrés habían otros que lo hacían y tenía que ayudarlos a que los turnos se respetaran, sino el más “vivo” no dejaba nunca de jugar. Ahora cuando escribo me pregunto “¿ser el más “vivo”, es sinónimo de “ser bueno”?...”Andrés tiene que aprender a “ser vivo” para poder sobrevivir en este mundo?...eso me asusta, porque yo no quiero que ninguno de mis dos hijos sea “vivo”, quiero que sean felices, respetuosos, buenos, qué cumplan sus sueños, que sean fuertes (no para que pasen encima de todos, sino para que puedan levantarse ante la adversidad, o las caídas propias de la vida)… ¿Soy muy soñadora?...soy una madre que quiere un mundo mejor para sus hijos  y si soy tan soñadora como lo fue mi padre :).

miércoles, 11 de agosto de 2010

Días fuera de la ciudad

La semana pasada estuvimos de viaje. Salimos con la camioneta bastante cargada de cosas (soy una mamá bastante prevenida...je, je, je…para Ernesto, a veces exagero...je, je, je) y enrumbamos hacia el centro, última parada “la Selva central”, aún no teníamos claro hasta que ciudad llegaríamos :).

Andrés y Mafer ya estaban preparados, papá les había conseguido su set de exploradores (mochila, lupa, binoculares, linterna y brújula) para cada uno, también llevaban ahí su botellita de agua, sus pañitos húmedos y su gel desinfectante…je, je, je…estas últimas cosas fueron ideas mías...je, je, je. La idea era que cada uno cargara su mochilita en le viaje, cosa que no ocurrió, porque terminábamos cargándolas Ernesto o yo, o de lo contrario se quedaban en la camioneta. Y algo muy importante, Mafer llevaba su “Osito Luminoso” y Andrés su osito “Teddy”, así se sentirían como en casa :).

El viaje fue súper interesante, vimos paisajes preciosos, vivimos experiencias nuevas, también hubieron momentos de tensiones, y cada experiencia fue un aprendizaje. Pudimos ver lo que estudiamos para el último examen de Personal Social de Andrés, para el que todos estudiamos, incluyendo a Mafer, ya que yo había colocado toda la información sobre las regiones naturales (suelo, clima, recursos, tradiciones…) explicados gráficamente por todo el comedor, así que descubrimos que los libros no mentían...je, je, je.
  • Hace mucho frío”
  • “Los cerros tienen ichu”
  • “Los cerros tiene árboles”
  • “Mira ese río tan grande”
  • “Los cerros están calatos”
  • “!Cuántos árboles¡”
  • “Llueve pero tengo calor, ¡estoy sudando!”

Estos fueron algunos de los comentarios de Andrés y Mafer durante el viaje.

Para Andrés no son fáciles los cambios, pero los manejó muy bien, creo que también se debió a la forma en la que manejamos esos momentos. Para Andrés y Mafer era todo nuevo, para Ernesto y para mi, casi todo, antes ya habíamos viajado a Tarma, pero de esto hace casi 12 años, y era como si viajáramos por primera vez.

Bueno, el viaje era largo y la pregunta que no faltaba por parte de Andrés y Mafer era “¿cuánto falta?”, cosa que no podíamos saber con exactitud, porque dependía del estado de las carreteras, de cuantos camiones nos encontremos, del clima…y el no darles una respuesta clara los angustiaba. Pero todo cambiaba cuando empezaban a ver cosas nuevas, que le llamaban la atención, en el caso de Andrés las caídas de agua, puentes y las vías del ferrocarril, y en el caso de Mafer los animalitos y el cielo tan celeste con las nubes blancas (como ella lo dibuja :)).


La primera noche la pasamos en Tarma (sierra del Perú) y otras 2 en La Merced (selva central). Hubieron muchos cambios en sólo 4 días y 3 noches, desde climas, suelo, paisajes, hoteles….pero logramos vencer todos los obstáculos… je, je, je ... realmente la pasamos muy bien. Dios se encargó de eso, imagínense que el segundo día nos fuimos a una feria en Tarma, y obviamente Andrés, como todo hombre empezó a aburrirse, no quería nada, pero luego encontró un dinosaurio de madera, sí, aunque no me crean encontró un Argentinosaurio, que movía la cola y su cuello, algo muy curioso, que cuando lo veían andar con su dinosaurio, las mismas personas del pueblo preguntaban donde lo habíamos comprado…je, je, je.


Andrés muchas veces dijo “Quiero ir a casa”, “Vamos al hotel”, “no quiero ir”, “¿Cuánto falta?...” ¡Quiero ver discovery kids!”….” ¡nunca regresaremos!”…en fin, con cada una de esas frases lo único que quería era ir a lo conocido, a lo seguro para él. Frente a esto, nuestra respuesta siempre fueron en un plano positivo, “vas a ver que nos vamos a divertir”…”papá y mamá les han ofrecido que la vamos a pasar bien, y así va a ser”…”¿cuándo les hemos mentido?”… o hacíamos que se olvidara de eso, llamando su atención de alguna manera, como “chicos, ¿Dónde están sus binoculares, pueden ver qué hay en ese cerro?”…” ¡Miren, allá vienen un puente!”….” ¡Un túnel, qué bacán!”….” ¡Miren ese río es enorme!”…” ¡Estas cosas no las vemos en Lima!”… cosas que se nos ocurrían de pronto y funcionaba, tanto para Andrés como para Mafer. No puedo negarles que hubieron momentos en los que su insistencia era bastante agotadora para nosotros, por ejemplo el que mas recuerdo es cuando íbamos de camino a las Cataratas de Bayos, eso implicó un viaje en la camioneta de una hora y media, sobre trocha, estaba lloviendo, un camino de dos vías cuando realmente sólo pasaba un auto, a un lado el cerro y al otro el precipicio….era un camino difícil para todos, y para los chicos mas, porque íbamos lento y parecía que nunca llegaríamos….así que Andrés empezó con que quería regresar al hotel, que faltaba mucho….y en eso Ernesto le explica que íbamos a las cataratas que él quería ver…., pero Andrés no quería entender, así que paró el carro y le dijo con voz muy firme :
  • “¿Te has divertido en este viaje?”
  • “Sí”
  • “¿Te gustaron todos los lugares a los que hemos ido?
  • “Sí”
  • “Este viaje lo estamos haciendo para pasarla bien, conocer cosas nuevas….si no quieres ir con nosotros, entonces ¡bájate!”
  • “Quiero ir con ustedes”
  • Entonces vamos, nosotros queremos ir contigo y te prometo que la vas a pasar muy bien, ¿alguna vez te he mentido?”
  • "No”
Andrés se calló como por arte de magia, y en eso muy tranquilo empezó a comentar sobre los paisajes, y empezamos a conversar, comparar las cosas que ya conocíamos con estas otras nuevas….y todo se calmó. Obviamente Ernesto no iba a dejar a Andrés en medio del camino, pero tenía que hacer que reaccionara y así disfrutáramos todos del viaje y si que lo disfrutamos, las fotos no mienten:


Andrés extrañaba nuestra casa, sus cosas, su habitación desde el primer día, pero tenia claro que aún estaríamos unos días mas, y a la segunda noche fuera de casa, cuando abrazaba a su osito “Teddy”, listo para dormir, me dice:
  • “Mamá no puedo dormir, extraño los ladridos de Amigo”
Amigo es nuestro perrito, y bueno, ladra toda la noche, yo muchas veces lo quiero ahorcar .. je, je, je (es broma). Me pareció tan tierno escuchar decir eso a Andrés, realmente sentí que le salía del corazón, así que le ofrecí acompañarlo en su cama hasta que se durmiera, y así fue, a los pocos minutos estaba privado.

 
Otra cosa interesante, como dice Andrés, fue que la última noche, ya estábamos todos en la cama y prendimos la TV, estaban dando “La Era del Hielo 2”, película que les encanta a Andrés y a Mafer, pero en eso, Andrés se empieza a tapar los oídos y dice:
  • “¡Apáguenla!”
No era justa, Mafer estaba viéndola y además no entendíamos que pasaba, era una película que ya conocía, y algo que me llamó la atención es que agregó:
  • “¡Pónganla en inglés!”
Así que le pedí que se cambiara de cama, así estaría en la cama que no veía tan directamente la TV, lo abracé y traté de entender que pasaba, estaba inquieto, y me pidió nuevamente que la apagáramos, traté de prestar atención al sonido de la TV, y escuché un zumbido casi imperceptible, para mi, pero de seguro no para Andrés, le pedí a Ernesto que bajara un punto el volumen, estaba ya bajo, y cuando lo hizo, Andrés se calmó y empezó a reírse y a comentar con la película, entonces le explique:

  •  “Amor, lo que te fastidiaba era el ruido, así que tenias que habérnoslo dicho, para poder bajar el volumen”
En eso, pasó una escena en la que los personajes subían el tono de voz y Andrés muy calmado dice:
  • “Papá, ¿puedes bajar el volumen?”
Ernesto y yo sonreímos, porque esa era una prueba de que había aprendido la lección y en realidad la única forma de saber lo que le pasa es que él trate de explicárnosla, y así poder ayudarlo.

Fueron unos días maravillosos, en la cual aprendimos muchas cosas, experimentamos cosas nuevas, pero sobre todo nos cargamos de energía para seguir adelante :).

 
 

lunes, 26 de julio de 2010

Poniendo en práctica lo aprendido

El sábado Andrés tuvo una mañana complicada, tenía su taller de habilidades sociales y tuvo una crisis debido a que un niño le había roto si Buzzligthyear, para niños Andrés, sus juguetes y cada una de sus cosas son muy importantes y valiosas, es muy cuidadoso, ordenado…y por ello que uno de sus muñecos se haya roto es algo que lo puede llevar a llorar como un bebe, molestarse…es un mezcla de sentimientos que no sabe aún controlar. Y no sólo eso, a pesar que le sugerí que no llevara juguetes a su taller, y mucho menos
sus creaciones de Lego, porque esto podría traer problemas en el grupo, y el muy inteligentemente:

• “Mamá son Legos y se pueden volver a armar, ¿no lo sabías?”

Esto es algo que ha aprendido, especialmente gracias a Mafer, su hermanita, quien le explicaba a Andrés cada vez que de casualidad le desarmaba alguna de sus creaciones que se podían volver a armar, y las palabras mágicas “lo siento, soy tu hermanita pequeña …no lo quise hacer”…y luego con el grupo del cole, los chicos ya saben darle su espacio, lo conocen, lo aceptan y respetan, Andrés juega con ellos, cuando quiere, y también respetan sus momentos en el que él quiere estar solo, entonces ya no existen esos problemas, pero ahora el grupo era diferente a los que él ya conocía, y los riesgos existían, pero tiene que aprender a manejar esas situaciones, así que llevó sus juguetes.

Al ir a buscarlo, Andrés había tenido una mañana bastante complicada, primero uno de los chicos le había roto su Buzzlightyear, y al final no encontraba una pequeña pieza de su Lego, estaba llorando, eran sus JUGUETES, algo muy importante para él y eran válidas sus emociones de tristeza y cólera.

Salió más tranquilo del taller, antes de entrar a buscarlo, llamé a Ernesto, quien nos estaba esperando con Mafer, para ir a la casa de mi mami, y le comenté que las cosas podrían estar complicadas esta tarde, y le conté lo que había pasado.

Íbamos con Andrés al auto y le dije, que esto le tenía que servir de lección, y usé la frase que mi mamá usaba cuando yo era pequeña “recuerda que tu mamá no habla por gusto, yo sabía lo que podía pasar”…era una frase que a mí no me gustaba escuchar, porque parecía que ella nunca se equivocaba, cosa que aprendí y entiendo ahora, tenía más experiencia que yo, y quería protegerme, pero a veces los hijos no se los permitimos, y también tenemos que crecer con nuevas experiencias y muchas de ellas complicadas.

Andrés me dijo que quería otro muñeco, mientras lloraba en el auto, le dije:

• “Cuéntale a tu papá lo que ha pasado, pero hazlo tranquilo, así pueden entenderse”

Se quedó callado y le insistí:

• “llevar tus juguetes fue tu decisión y tienes que asumirlo”

El no decía nada, estaba muy callado, ahora entiendo que estaba procesando lo sucedido, porque cuando llegamos donde Ernesto y Mafer, esperó que subieran al auto y muy tranquilo le dijo:

  •  “Papá, un amigo rompió mi Buzzlightyear”
  • “¿tu se lo prestaste?
  • “Si”
  • “Bueno campeón, que esto te sirva de lección, tienes que saber a quién le prestas tus cosas y donde las llevas, esto es algo que vas a tener que aprender, no te imaginas las cosas que he perdido o me las han malogrado por no saber a quien se las prestaba, ahora es un juguete, luego será tu cámara de fotos, tu laptop….por eso tienes que aprender ahora, ¿entendiste?”
  • “Sí”
Y no volvió a mencionar nada del tema, yo me imaginé que en la casa de mi mami, se podrían complicar las cosas, porque no les he contado, pero mi mami es de esas abuelas recontra engreidoras, si sus nietos se lo piden no hay imposibles…y mis hijos lo tienen muy claro.

Pero Andrés llegó muy tranquilo, sacó su Buzzlightyear, y me dijo “bueno, todavía sirve”, y se puso a jugar muy tranquilo, hasta sacó su lego e hizo unos cambios en su diseño para poder reemplazar la pieza perdida. Estábamos felices y sorprendidos, Ernesto me dice: “¡mi hijo está creciendo y madurando, lo veo tan bien!”

Ayer domingo nos fuimos al bosque, Andrés y Mafer preparaban las cosas que querían llevar, entonces les dije:

• “piensen bien las cosas que van a llevar, no vaya a ser que se les pierda por allá”

Andrés dice “¡UPS!” sonrió y me dice “mejor dejo mi lego, se puede perder en el bosque”, y cambió eso por sus dinosaurios, Mafer llevaría su hámster de juguete y ambos estaban advertidos que cada uno era responsable de sus cosas.

La pasamos súper, Mafer y Andrés jugaban en un arroyo con los dinosaurios, mientras que Ernesto y yo cuidábamos a “Lucecita”, el hámster de juguete, y en eso, no encontraban a un dinosaurio y Andrés dice:
  • “¡No encuentro a mi giganotosaurus!”
  • "¿cuál es ese?”
  • “Es color verde claro, es bípedo… me lo regaló Ismael” 
Con la última información, Ernesto y yo entendimos de cual se trataba, y empezamos a buscarlo los 4. Andrés no se bloqueo por sus emociones, ayudó a buscarlo, y finalmente lo encontramos, se había camuflado entre el pasto, y siguieron jugando. En eso nos íbamos a jugar a otro lado y al levantar las cosas no encontrábamos al teranodonte, y muy tranquilo pidió ayuda y nos echamos a buscar nuevamente los 4, pero esta vez no tuvimos suerte, no lo encontramos, lo más sorprendente es que Andrés no perdió la calma en ningún momento, puso su carita triste, pero no hubo llantos, ni gritos, ni nada que se pareciera. Al rato Mafer quiere tomar agua, y ¡Oh Sorpresa!, el teranodonte se había enganchado dentro de uno de los bolsillos de la mochila donde colocamos el agua….YYYEEEEEHHHHHEEEHHHH!!!...lo encontramos, y sugerimos que debería tener más cuidado porque era muy pequeño.

Luego fuimos a comer un helado, y en eso escuchamos: 
  • “¡Hola Andrés!”
Era Lucas, un amiguito del colegio de Andrés, uno de sus primeros amigos, un niños muy bueno y noble, sin que nadie le diga nada, Andrés voltea y le dice:

• “¡Hola Lucas!” y le da la mano, y luego continua con lo que estaba haciendo.

Le pregunté a Lucas por sus papis, y al poco rato nos encontramos, y nos dividimos, Mafer y yo nos fuimos con la hermanita de Lucas y su mamá a los juegos y Ernesto se quedó con Andrés dibujando. Lucas se había ido con sus primos por otro lado.

Nosotras estábamos muy bien, las enanos se llevan muy bien, así que todo tranquilo, y necesitaba ir al auto para buscar algo, y fui a buscar a Ernesto y a Andrés, no estaban donde los había dejado, estaban en la cascada, y la escena que vi era la siguiente “Ernesto y el papá de Lucas conversando, mientras que Lucas, su primo y Andrés jugaban en el riachuelo con sus dinosaurios”. Ernesto me contó luego que también jugaron a deslizarse en una colina los tres, y que estaba muy contento de ver a su hijo tan contento, y claro que a yo también lo estaba. Luego tenían que irse, y nosotros que almorzar, así que Andrés regresó a dibujar, mientras decidíamos donde almorzar.

Fue un día bastante especial, Andrés demostró que había aprendido la lección, un súper avance, y además lo vimos disfrutando de la compañía de Lucas, sin necesidad de estar encima de él para dirigirlo, él está aprendiendo a manejarse en un mundo neurotípico, del cual sólo pide a cambio que lo respeten, acepten y lo quiera. ¡Gracias Dios por este gran fin de semana!

viernes, 23 de julio de 2010

Empezando Vacaciones :)

Hoy empezamos las vacaciones, la verdad es que sólo quería estar en casa, quedarme en pijama hasta tarde, olvidarme de correr con las tareas, ….quería estar tranquila...hoy me había propuesto que sería un día en el que se estresaba, angustiaba, desesperaba, corría….perdía el juego…je,je,je.

No puedo negar que ha sido un día increíble, Andrés y Mafer estuvieron muy tranquilos. Andrés hasta avanzó la tarea de matemática sólo, yo le decía “amor eres muy rápido”, y él me respondía “sí mamá, soy muy bueno en matemáticas”… la consigna inicial fue “amor, termina de jugar y empezamos con la tarea de matemáticas”, y así fue, terminó de jugar y me preguntó “¿qué tengo que hacer?”, le enseñé la página del libro que tenía que hacer, y me pregunta:

  • “¿cuántas paginas son?”
  • “¿qué te parece 4 caras?”
  • “eso es mucho, ¿puedo hacer ahora 2?”
  • “¿y el resto?”
  • “las hago luego de jugar”
  • “ok, vamos a avanzar dos, luego vas a jugar, y regresas, y vamos avanzando así las páginas que puedas”
  • “¿más de dos?”
  • “eso espero”, y le sonreí.

Estaba entablando una conversación con mi enano, y no se imaginan como lo disfrutaba, cuando las cosas se ponen tensas con la presión de las tareas, durante las clases, soy yo la que propongo dividir la cantidad de tarea entre tiempos de relax, porque entiendo que la presión lo puede llevar a bloquearse, y con eso los resultados son muy buenos, esta vez no lo planteé yo, él lo hizo, lo aprendió y lo puso en práctica, eso me encantó :).
Trabajó súper bien, lo hizo sólo, y jugaba y regresaba…qué rico poder avanzar así las tareas teníamos de 8:00 am a 8:00 pm para poder ir a un ritmo relajante…je,je,je… No crean que exageré en empezar a hacer tareas desde el primer día de vacaciones, es que le dejaron 70 páginas para desarrollar del libro de matemáticas (tenemos 2 semanas de vacaciones), y no sólo a él, la consigna fue para toda la promoción, así que no podemos perder un día...je,je,je.

Todo fue súper, en la tarde llegó Sebastián (su gran amigo) con su hermanita Luciana, me olvidé de contarle que vendrían, y en cuando lo ve llegar lo primero que le dice:

• “¿Sebastián a qué has venido?”
Sé imaginan mi cara, no quería que Sebastián y su hermanita se sintieran mal, y sabia que esa no era la intensión de Andrés, su pregunta era válida ya que no sabía que iban a llegar. Entonces yo me adelanté y le dije: “Amor, Sebastián ha venido a jugar contigo y Luciana con Mafer”, entonces Andrés me dice “¡qué bueno!”, en eso les pregunto “¿qué les parece si vemos Toy Story 2?”, la primera respuesta de Andrés fue “no, no quiero”, entonces yo le digo “Es donde sale Buzz”, él corrige mi pronunciación, yo lo pronuncié tal y como se escribe…je,je,je…”¡ah!, no te entendí al inicio, pero ahora ya sé que película es, ¡sí quiero verla!” y en eso voltea y le pregunta a Sebastián “Sebastián, ¿Te gustaría ver Toy Story 2?, Sebastián aceptó y Andrés sonríe y me dice “mamá entonces, ¿qué estamos esperando?”.

Al inicio Andrés, Mafer, Sebastián y Luciana veían la película, les preparé canchita y se las di en dos platitos, uno para niños y otro para niñas, el de los niños quedó vacío rápidamente, al rato las chicas prefirieron ir a jugar a la habitación de Mafer. Los cuatro estaban muy bien, Por momentos escuchaba a Andrés y a Sebastián conversar sobre lo que veían, y se reían, Andrés no paraba de comentar, algo propio de él, antes repetía los diálogos de los personajes de memoria, pero le explicamos que eso molestaba a las personas que veían con él la película, no fue cosa fácil, nos tomó mucho tiempo, pero ahora ya lo ha aprendido, comenta las situaciones de los personajes y hasta preguntar sobre el tema, eso además lo ayuda a estar conectado con quien o quienes lo están acompañando, ya que espera una respuestas a sus preguntas, así ya las sepa :). Esto le da seguridad.

Luego preparé chocolate caliente, y todos en la mesa, era una mesa bastante alborotada, tres niños hablando sin parar y Andrés estaba tranquilo armando un dinosaurio con su lego, mientras su chocolate se enfriaba. Luciana comentó que Andrés era muy bueno armando con Lego y que sus dibujos eran muy bonitos (el cuaderno de dibujos de Andrés estaba en la mesa).

Quien terminaba se paraba de la mesa para continuar jugando, terminaron los 4, no al mismo tiempo, pero fueron obedientes, ninguno intentó siquiera levantarse sin haber terminado, en eso Luciana ya no quería jugar con Mafer, empezó a armar con Lego y de pronto le pregunta a Andrés: “¿Andrés está bien?”, Andrés mira lo que ella le muestra y le dice “Sí”, Luciana sonríe y lo deja al lado de Andrés, en eso Andrés muy tranquilo le dice “no lo puedes dejar aquí”, yo le explico “Amor, ella sólo quiere ayudarte a armar”, y él me responde “pero yo no lo necesito”, y sigue armando muy tranquilo, le digo: “Amor, ponlo a un costadito, no te va a molestar”…en eso Luciana vuelve con otra cosita que había armado y le vuelve a preguntar si estaba bien, Andrés le vuelve a responder que sí, ella lo deja, y él lo arrima un poquito, pero ya no le dice que se lo lleve, yo le pregunto “Andrés, ¿que ha armado Luciana?, y él me responde “no sé, es algo muy extraño”… je,je,je...pero a pesar de eso, no se lo había dicho a ella, Luciana estaba feliz porque Andrés le había respondido “sí”, cuando ella le preguntaba “Andrés, ¿está bien?” por cada una de las creaciones que ella le llevaba. Luciana reconoce que Andrés es muy bueno armando con Lego y dibujando, entonces lo que él opina sobre las creaciones de ella son muy importantes, al punto que Mafer perdió a su compañera de juegos y empezó a llorar porque Luciana ya no quería jugar con ella…aunque no lo crean, Andrés le había quitado la amiga a Mafer…je,je,je.
Un dinosaurio que se transforma en excabadora

Andrés se olvidó de ver su programa favorito, se olvidó de su hora de dormir, parecía que lo habían cargado de baterías, estaba contento, tranquilo, disfrutando el día por completo.
….mi hijo no se cansa de sorprenderme, es Asperger y está dispuesto a aprender de este mundo neurotípico…y parece que también lo disfruta :)

sábado, 17 de julio de 2010

Aprendiendo

El jueves fue un día lleno de sorpresas, para empezar, cuando lo fui a buscar a Andrés al cole salió súper contento, y cómo les conté a través de mi muro en facebook, Emilio, un amiguito súper bueno de Andrés a la hora de salida se detiene como lo hace todos los días, porque siempre tiene algo que contarme de Andrés, y no puedo negar que me encanta que lo haga, porque lo hace de una manera tan especial, que sea lo que sea que haga Andrés encuentra la razón y lo entiende . Bueno Emilio esta vez me dijo:

- “Tía, Andrés me ayudó a cerrar mi mochila porque yo no podía”
- “Qué bueno Emilio, ¡qué buena noticia!”
- “Tía, ¿es verdad que Andrés como sano y hace ejercicios?”
- “Sí”
- “porque Andrés me ha dicho que por eso es muy fuerte”

Luego le pregunté a Andrés y me dice:

- “Emilio me pidió que lo ayudara y yo lo hice, porque soy muy fuerte y podía hacerlo”

¿Se imaginan como me sentí?...yo no estuve ahí para poder modelar el comportamiento de Andrés y él lo manejó muy bien, y fue amable con Emilio. Esto no fue algo que Andrés ha ido aprendiendo, que le hemos ido enseñando, y ya lo puede manejar sólo…¡Me siento FELIZ!

También ayer Mafer me acompañó a buscar a Andrés al colegio, cuando Andrés vio a su hermanita, se acercó a ella y AMBOS se abrazaron como si no se hubieran visto por mucho tiempo, fue muy tierno. Las personas mayores que estaban ahí los miraban con ternura y les sonreían, luego empezaron a corretear un ratito y salieron del colegio jugando al trencito, fue muy divertido.

En la tarde, estábamos repasando unos problemas de matemática, el enunciado de uno de ellos era el siguiente:

“El panadero vendió 346 panes. Si vendieron 156 en la mañana y 145 en la tarde. ¿Cuántos panes le quedaron?”

Entonces le pedí que lo leyera y lo resolviera, lo termina de leer dibuja este esquema:


Y me dice:

- “Son restas”
- “¿Qué tienes que restar?”
- “346 menos 156 y eso menos 145”
- “¡Muy bien, amor!, pero ¿sabes que hay otra opción?
- ¿cuál es?

Entonces aumento a su esquema lo siguiente:


Y le explico:

- “Puedes calcular el total de panes que se vendió”
- “¿tengo que sumar”
- “Sí, y luego restar 346 menos el resultado de la suma”

Todo se lo explicaba en el esquema

- “Lo entendiste”
- “sí”
- “Pero, ¿también puedes restar dos veces?”
- “sí”

Entonces borró lo que yo había hecho y lo desarrolló como él lo había planteado inicialmente…je,je,je…Lo mas bacán de todo esto, es que Andrés aceptó una sugerencia, la escuchó, y no se molestó porque lo “invadí”, muy tranquilo escuchó mi propuesta de planteamiento, pero parece que le pareció mejor su planteamiento…je,je,je. Me alegra poder sentir que mi hijo ahora está dispuesto a aceptar ayuda, a escuchar y…luego tomar una decisión de manera tranquila…¡¡Eso para mí es un gran avance!!

Lo más asombroso vino en la tarde, como ya les he contado, Andrés, como todo Aspie, tiene cosas que son parte de su rutina diaria y son cosas que no son fáciles de cambiar, por no decir que casi imposible. Por ejemplo: (de lunes a jueves y domingos):

- A las 6 pm, pide permiso para prender TV, y si tiene mucha tarea la apaga a las 6:30 pm. Pide permiso, porque es muy educado, pero no acepta un “no”…je,je,je
- A las 7:00 ve Jorge el Curioso
- A las 7:30 está en su cama, rezamos y a los minutos se duerme

A él no tenemos que recordarle que es hora de dormir, a las 7:30 pm, apaga la TV, excepto los viernes y sábado que se queda hasta las 8:00 pm.

Cuando hemos tenido que cancelar esa rutina por cosas importantes, como ir al médico, y se lo avisamos previamente, no hay ningún problema, pero si es por algo que para él tiene sentido o no es tan importante, ahí empieza el problema.

Pero ayer fue diferente, como todos los días llegamos del colegio, se bañaron, almorzaron, hicimos un poco de tareas, se pusieron a jugar y regresamos a hacer estudiar, para luego prender la TV a las 6:00 pm. ..Pero no fue así…mientras jugaban antes de empezar a estudiar, escuchaba a Andrés y Mafer conversar, no sé de qué hablaban exactamente, pero cuando terminamos de estudiar, Andrés me dice:

- “¿Mamá, vamos a pasear?, Mafer y yo queremos ir a pasear”

Me sorprendió y no podía perder esta oportunidad, no le mencioné para nada sus programas, ni que ya iba a hacerse de noche. Les sugerí un lugar y ambos estuvieron de acuerdo. Entonces, corrimos a abrigarnos y salimos.

Había mucho tráfico por la hora, pero esta vez eso no le molestaba a Andrés, no se desesperaba, estaba de lo más tranquilo, la impaciente ahora era Mafer...je, je, je…, así que mientras viajábamos en el auto les comentaba las cosas nuevas que podíamos ver en la noche y Mafer también me ayudaba e insistía “ves Andrés,….no podemos ver de día”, lo máximo mi enana. Y finalmente llegamos, y no puedo negar que la pasamos muy bien, les advertí que no podíamos alejarnos, que teníamos que estar uno cerca del otro….y se portaron muy bien, vimos unas tiendas de juguetes, tomamos unos jugo y regresamos a casa. Yo pensaba “¿a qué hora me dice, quiero ir a casa?”…y bueno, lo dijo una vez, y le expliqué que Mafer quería ver una tienda más y que habíamos salido porque los dos querían pasear, y no volvió a insistir, vimos la tienda que Mafer quería y regresamos a casa. En el auto los dos se acurrucaron en el auto y Andrés abrazaba a su hermanita, no lo podía creer, todo era increíble. Llegamos a la casa a las 7:45 pm, (ya habíamos pasado la hora de ir a la cama), pero no importaba, se cambiaron las pijamas, a lavarse los dientes, rezamos y a los minutos se quedaron dormiditos como unos angelitos.

Fue un día de muchas sorpresas, y sentí muy feliz...

Sé que Andrés es Asperger, y lo va a hacer toda su vida, pero mi hijo está empezando a aprender a tranzar con este mundo, un mundo en el que la mayoría no piensa ni siente como él y eso me hace sentir muy, pero muy feliz :)...él se está aprediendo de los neurotípicos y yo estoy segura que a través de mis hisotrias, él está enseñando a muchos neurotípicos :).

¡¡Gracias Dios por tantas bendiciones, gracias papito, porque sé que debes estar trabajando duro desde el cielo para que todo marche muy bien!!

jueves, 15 de julio de 2010

¡¡Mi enano está creciendo!!

Andrés está madurando, eso es lo que siento y veo. ¿Cómo así?, bueno, con cosa del día a día, en el colegio.

Por ejemplo el viernes llegó con el cuaderno de inglés, y lo había enumerado del 1 al 7, pero sólo había escrito 5 oraciones, entonces le pregunté:

  • “¿amor, qué pasó?”
  • "nada mamá, copie lo que estaba en la pizarra, el profesor dijo que después continuaríamos".

Les voy a ser sincera, me asombró tanta información por parte de Andrés, y me preguntaba si realmente había pasado eso en clase o que tal vez habían terminado las 7 oraciones y las demás (8, 9, 10….) las continuarían luego, pero decidí confiar y lo felicité por haber estado atento.

Cualquier duda que tengo sobre las tareas o copias en los cuadernos se las consulto a Sebastián, un súper amigo de Andrés quien lo cuida mucho, está muy pendiente de él en clases, y para suerte nuestra es casi nuestro vecinito, y justo ese día estaba enfermo y había faltado, así que ahora era Andrés era quien tenía que prestarle sus cuadernos, y así lo hizo, le prestamos los cuadernos de inglés, Comunicación Integral y Matemáticas, que eran los cursos que habían avanzado en los cuadernos. Qué bien me sentí porque esta vez Andrés pudo ayudar a Sebastián, y claro que se lo dije a Andrés, porque el copiar todo en clase y encima de manera ordenada, había permitido que Sebastián se pusiera al día durante el fin de semana.

El lunes no usaron el cuaderno de inglés, y el martes Andrés faltó por estar enfermo, así que le pedí los cuadernos prestados a Sebastián, y no me pudo dar el cuaderno de inglés porque como me había dicho Andrés el viernes, el martes habían terminado de escribir hasta la oración Nro. 7 y el profesor había pedido los cuadernos para revisarlos…¡¡¡¡yeeeee!!...mi hijo había copiado todo, cosa que ya hacía, y encima me informaba de las cosas que decía el profesor. Muchos dirán “¡qué exagerada!”, pero para los que conocen a los niños Aspie, saben que no exagero, Andrés, cuando no quiere responder algo se protege respondiendo “no me acuerdo”, y ahí se cierra, ahora simplemente le pregunté y él respondió lo sucedido .

El miércoles regresó al colegio, y según me contó todo bien, pero a la hora de salida, mientras lo esperaba sale del salón llorando, estaba en clase de matemáticas, fui donde él estaba y traté de mantener la calma, esto funcionó para que él me explicara qué había sucedido, y lo primero que me dijo llorando fue:

  • "rompí mi rompecabezas”
  • “Andrés, si no te calmas no puedo entender, y no te podré ayudar”
  • “mamá, me equivoqué al colocar la pieza y rompí mi rompecabezas”
 
Las cosas no me quedaban claras, en eso salió el profesor de matemáticas, y Andrés se desesperó nuevamente y empezó a llorar muy fuerte, regresé a Andrés y le dije:

  • “No va a pasar nada, lo que sea lo vamos a arreglar”
 
Andrés se calmó, no del todo, pero ya no lloraba, me acerqué al profesor y me mostró el rompecabezas que estaban armando, era uno de papel, el trabajo consistía que en la mitad de una hoja había una cuadrícula dibujada y en cada cuadradito estaba escrita una operación de multiplicación, por ejemplo “5x6”, y en la otra mitad de la hoja había una cuadrícula del mismo tamaño, la cual tenían que cortar cada cuadradito , en cada uno de ellos aparecía un resultado de las operaciones que se mostraban en la cuadrícula base, y además algunos partes de un dibujo que colocado de manera correcta (de acuerdo a los resultado de las operaciones) formaban un precioso dinosaurio. (Espero que me hayan entendido ). Me dijo que Andrés estaba trabajando muy bien, que había entendido el trabajo, que ya había avanzado más de la mitad, pero de pronto, cuando se equivocó en colocar una pieza se desesperó y salió llorando, pero que él no le había hecho nada,…y eso yo lo sabía, y lo que me interesaba en ese momento era que Andrés se calmara y entendiera que no gana nada desesperándose. Le dije al profesor que no se preocupara, que nosotros lo arreglaríamos.
 
Este era el rompecabeza, se había equivocado en 2 piezas de la cola. Yo creo que al descubrir la figura del dinosaurio, se emosionó y se olvidó de multiplicar, quiso terminarla teniendo como referencia las figuras de cada pieza.

Regresé donde Andrés y le dije:
  • “Todo está bien, lo vamos a arreglar en casa”
  • “Mamá yo siempre hago las cosas mal” 
Ahí si mi actitud cambió y en voz más fuerte le dije:

  • “Tú no haces siempre las cosas mal, sino te aseguro que no estarías aquí”
  • “¡Pero me equivoqué!”
  • “Andrés, eso no es malo, todos nos equivocamos y de los errores uno aprende”
  • “¡Pero a mí no me gusta equivocarme!” 
¿Saben lo que significó escuchar eso de mi hijo?, este pequeño de 8 años, fue capaz de decirme claramente que lo llevó a salir llorando de cólera del salón, no podía manejar el haberse equivocado, yo sé que a Andrés eso no le gusta, pero es la primera vez que él me lo dice, y eso para mí fue muy importante, porque él ya sabía por sí solo cual era el problema, y sentía que iba a ser más fácil conectarnos, ya que ambos sabíamos lo que había pasado, y lo aceptábamos, y creo que lo que más ayudó es que yo estaba tranquila, entonces podía contener su angustia, su frustración.
 
En eso se apareció Juan Pablo, otro amigo de Andrés, es un niño bastante movido y tiene muchos detalles lindos con Andrés, esta vez, salió de clase para calmar a su amigo y le decía:

  • “Andrés, tú has avanzado más que yo y te has equivocado menos, no llores, tú lo has hecho mejor que yo”

Eso, no lo calmaba a Andrés, pero yo vi a un niño maravilloso tratando de calmar a su amigo.
 
Nuevamente empecé a hablar con Andrés:

  • “Amor, todos nos equivocamos, así aprendemos, es parte de la vida”
  • “¡Pero a mí no me gusta equivocarme!”
Mi tono volvió a cambiar (subió un poco)

  • “¡Lo siento es parte de la vida y vas a tener que aceptarlo!”
Entonces me abrazó y se calmó por completo, entonces le dije:

  • “Lo que tienes que aprender de esto es que no lograste nada al salir llorando de clase… ¿qué tenías que hacer?"
  • “Pedir permiso para el baño, lavarme la cara y relajarme”
  • “Tú lo sabes, tú me has dicho lo que tenías que hacer”
  • “Y si te equivocaste, y no puedes sólo, pides ayuda”
  • “sí mamá… ¿nos podemos ir a casa?”
Le dije que teníamos que esperar a Sebastián, porque lo ibamos a llevar a su casa, y Andrés estaba muy tranquilo, y aceptó esperar sin ningún problema, luego nos fuimos Sebastian, Andrés y yo al auto, y la verdad que el viaje fue muy tranquilo, hasta por ahí conversaron un poquito en el viaje :).
 
Fue una gran lección para los dos, y en estos días note que mi hijo está creciendo, está madurando, está aprendiendo… es parte de la vida, y espero lograr ser el apoyo y el soporte que mis hijos necesitan, sé que tengo mucho que aprender y estoy dispuesta a hacerlo :).